Delegación del Congreso de la Florida utilizaron un proceso detrás de las escenas conocido como ‘lettermarking’ para traer dinero a casa de estímulo federal

By Thomas Francis
Florida Center for Investigative Reporting

Editor’s note: You may also read this in English.

En la mañana misma en febrero del 2009 que el presidente Barack Obama visitó Fort Myers mientras promovía el plan de estímulo económico federal, el congresista Connie Mack, un republicano de Lee County, apareció en MSNBC Morning Joe en donde criticó esta misma legislación.

Sobre Este Artículo

Florida Center for Investigative Reporting examinó la Florida lettermarking en colaboración con el Center for Public Integrity, que elaboró uninforme nacional sobre el tema.

Desde el Periodista

Escucha a Tampa Bay la estación de radiodifusión pública WUSF 89.7FM: entrevista con el periodistaThomas Francis.

Publicar Este Artículo

Este artículo está disponible para los medios de comunicación aprobada en la Florida. Solicitud de permiso.

Mapa Interactivo

Revisión de la Florida lettermarking con mapa interactivo de FCIR.

Y en una carta a Obama que fue leída en un canal de noticias por cable, Mack describió el proyecto de ley como llena de ” proyectos impulsados por los de carne de cerdo y los programas liberales-gasto”. Esta es un frase en común y usada por políticos cuando alegan que una propuesta de fondos, en este caso el plan de estímulo económico federal, es desperdicio de dinero.

Otros republicanos de la Florida, todos los que dieron la misma opinión acerca del plan de estímulo advirtieron que esto fue parte de un impuesto y gasto cultural en Washington, D.C., que llevaría la nación a la bancarrota, así opinó Mack en la carta que escribió al presidente norteamericano. En ella reiteró que la creencia era fuerte, entre muchos Republicanos, y por esta razón votaron en contra de la Ley de Recuperación y Reinversión en enero del 2009.

Connie Mack

Pero siete meses más tarde, Mack le escribió una carta al Departamento de Transporte de EE.UU. pidiendo $29 millones en fondos de estímulo para mejorar la infraestructura del ferrocarril en su distrito.

A través de un portavoz, Mack defendió su doble rasero bien evidente en el gasto de estímulo.

“El congresista Mack siempre va ha luchar por las necesidades de su distrito”, dijo Stephanie Dubois, secretario de prensa de Mack.”Desafortunadamente, el plan de estímulo estaban muy por debajo de estimular la economía y lo unico que hizo fue crear un gobierno mas grande”.

El intento de Mack para encauzar dinero del estímulo para su distrito se ha dado a conocer en el Capitolio como “lettermarking” — un proceso similar a la asignación de fondos, pero considerado por los organismos de control del gobierno como una herramienta menos transparente para ganar fondos federales para proyectos favoritos.

Basado en una revisión de los expedientes que obtuvo el Center for Public Integrity, una organización periodística sin fines de lucro en Washington D.C., y el Florida Center for Investigative Reporting, se descubrió que los republicanos del estado de la Florida trataron de dirigir millones de dólares de estímulo a sus distritos a pesar de haberse unido a Mack durante su protesta pública contra el gasto federal.

En entrevistas con FCIR, estos republicanos argumentan que es su deber con el pueblo que los elige de ganar la cuota de los componentes del gasto federal, aunque no esten de acuerdo con estos gastos.

“La hipocresía es realmente sorprendente”, dijo la representante Debbie Wasserman Schultz, demócrata de Weston, que es vicepresidente del programa de retención de titular del Partido Demócrata para las elecciones de medio término del próximo mes. “Muchos de estos miembros republicanos del Congreso son una persona en Washington y otra persona cuando van a su distrito, y el publico en general debería saber esto”.

Mientras Obama y el Partido Demócrata prometió transparencia en el proyecto de ley de estímulo de $ 787 billones, los demócratas en el Congreso también participaron en lettermarking. Los burócratas de Washington dan la última palabra en donde el dinero del estímulo federal se gasta, y no está claro cuántos proyectos se han financiado o se financiarán en un futuro en la Florida. Sin embargo, los republicanos y demócratas por igual han utilizado lettermarking para influenciar el proceso y obtener fondos para sus districtos.

Ander Crenshaw

El representante Ander Crenshaw, republicano de Jacksonville, tambien usó lettermarking para pedir fondos para la Florida. En enero del 2009, Crenshaw dijo que su voto en contra del estímulo fue “un voto en contra de la deuda y los grandes gobiernos. “Sin embargo, en octubre de ese año, fue el autor de cartas pidiendo a la administración para usar los dólares de estímulo para financiar dos proyectos importantes de transporte en su distrito.

En un comunicado por correo electrónico con FCIR, Crenshaw afirmó que “siempre votó en contra de los paquetes de gasto hinchado”. Sin embargo, agregó: “Jacksonville debería tener todas las oportunidades disponibles para acceder a fondos federales, al igual que todas las demás regiones metropolitanas del país, aunque el estuviese opuesto a la medida de los fondos de estímulo”.

A finales de enero del 2009, el representante Gus Bilirakis, republicano de Palm Harbor, dijó en un canal de noticias de Tampa Bay que la ley de estímulo era “una gran cantidad de carne de cerdo“, pero en septiembre de ese mismo año, él pidió una pieza — $16 millones de dólares en fondos para ampliar Bruce B. Downs Boulevard, una carretera importante en su distrito.

Bilirakis no respondió a varias solicitudes de comentarios.

Tres republicanos de Miami — los representantes Lincoln Díaz-Balart, Mario Díaz-Balart e Ileana Ros-Lehtinen — criticarón constantemente el ámbito de aplicación del paquete de estímulo, pero los tres republicanos se unieron en septiembre del 2009 y firmaron una carta que solicitaba $106 millones en fondos de estímulo para una proyecto de mejora de la Calle 25 del NW de Miami Viaducto.

Wasserman Schultz y el representante Kendrick Meek de Miami, el candidato del Partido Demócrata para el Senado de los EE.UU, también se unieron a los tres republicanos. Desde que los demócratas prometieron transparencia en la ley de estímulo, lettermarking podría se ha considerado como una violación de esa promesa.

Lincoln Díaz-Balart, Ros-Lehtinen y Meek no respondierón a varias a solicitudes para que comentaran acerca de estas cartas.

Pero Mario Díaz-Balart insiste en que es coherente en su postura sobre el estímulo. “Dado que los contribuyentes de la Florida ya han sido asaltadas por esta administración, es mejor creer que yo voy a luchar para que esos proyectos (estímulo) vengan a la Florida”, dijo Mario Díaz-Balart.

Adam Putnam

En una declaración de enero del 2009, el representante Adam Putnam, republicano de Bartow, expresó su disgusto por lo que llamó una “cargada de pastel de carne de cerdo“, pero Putnam tambien hizo una petición de parte de ese pastel en agosto del 2009 para un proyecto de bio-refinería que beneficiara a su alma mater, la Universidad de la Florida.

Putnam, quien es candidato a comisionado del Departamento de Agricultura y Servicios al Consumidor, explicó por correo electrónico que es dificil tener un balance en esta situacion aunque ha estado en contra al estímulo, pero al mismo tiempo Putnam defendió el proyecto de biorrefinería: “Incluso si usted pierde un voto en el pleno de la Cámara y se opone a una medida que después se convierte en ley, un congresista tiene la responsabilidad de seguir participando en el proceso. Si usted cree que una ley es mala, entonces es su responsabilidad de trabajar para que sea menos mala “.

El senador George LeMieux, un republicano, no llegó ha dar ningún voto sobre el proyecto de ley de estímulo porque no se unió al Congreso hasta que el gobernador Charlie Crist lo nombró en el otoño del 2009 para reemplazar al senador Mel Martínez. Pero LeMieux se estableció rapidamente como uno de los críticos más fuertes del Partido Republicano, mientras criticaba el gobierno grande.

El 21 de octubre del 2009, LeMieux dedicó su primer discurso como senador a lo que él llama “problema de gasto de nuestra nación“, que describió como” fuera de control “y” no sostenible “.

LeMieux no mencionó que el día antes de su discurso, él había escrito una carta al Departamento de Transporte en la que pedía por más de $ 65 millones para una central de autobuses y trenes en Jacksonville.

George LeMieux

Durante el mismo período, LeMieux, quien dijo que él habría votado en contra del paquete de estímulo federal, estaba luchando por miles de millones en fondos federales para la construcción de un tren de alta velocidad entre Tampa y Orlando.

El 6 de noviembre del 2009, en otro discurso ante el Senado, LeMieux regañó al Congreso otra vez. “Ambas partes hablan sobre la austeridad fiscal y la disciplina fiscal”, dijo. “Sin embargo, seguimos gastando más de lo que tenemos”.

Pero 11 días después, LeMieux envió una carta a funcionarios del Departamento de Transporte solicitando fondos de estímulo a la adjudicación del Condado de Charlotte Harbor Gateway Walk.

El difícil de conciliar la oposición LeMieux para el gasto federal, y también seguir su búsqueda agresiva de los fondos federales, la portavoz del senador, Jessica García, dijo: “La diferencia es entre la lucha para evitar que el gasto pase en el primer lugar y después ser justo por tu estado una vez que el dinero es enviado de Washington. No hay duda de gobierno tiene que controlar el gasto, pero si las familias de la Florida están molestas por el estímulo, imaginate cómo se sentirían si todo el dinero se gasta en otra parte”.

Después de que Obama firmó la ley de estímulo a la legislación el 17 de febrero del 2009, el poder de seleccionar los destinatarios de los fondos de estímulo cayó en manos de las agencias federales, y por eso estas agencias fueron inundadas con solicitudes o “lettermarking” de los miembros del Congreso. E incluso hasta los políticos que criticaron lettermarking desde el principio participaron en el proceso mientras solicitaban dinero para sus proyectos favoritos.

Wasserman Schultz, demócrata del condado de Broward, se ha opuesto públicamente a lettermarking por su falta de transparencia. “Permite que (los legisladores) obtengan fondos de origen federal pero el problema con esto es que la decisión es tomada por algún burócrata que no rinde cuentas a los votantes de la misma manera que un miembro del Congreso”, dijo.

Pero al mismo tiempo, Wasserman Schultz usó lettermarking y solicitó siete proyectos, incluyendo un paso elevado de 58,3 millones de dólares, cerca de Port Everglades en Fort Lauderdale y varias solicitudes para mejoras de infraestructuras de banda ancha de Internet en el Sur de la Florida.

En un comunicado por correo electrónico, él secretario de prensa de Wasserman Schultz, Jonathan Beeton, señaló que los republicanos “, están en contra de cualquier tipo de asignaciones, pero luego se dan la vuelta y tratan de obtener fondos sin ninguna transparencia lo cual hace esto un proceso falso”. El Congreso demócrata, Beeton dijo, ha mejorado la divulgación de los fondos designados al exígir que las solicitudes de crédito se publicarán en las páginas del Internet de los legisladores.

Steve Ellis, él vice presidente de la sede en Washington de Contribuyentes por el Sentido Común, dijo que “lettermarking” era inevitable para los miembros del Congreso de ambos partidos.

“Esto no se podia evitar “, dijo Ellis. “Después de que la legislación fuera aprobada, los legisladores rápidamente intervinieron para tratar de dictar cómo esos fondos se gastaron”, no importa cuán vehemente los legisladores se opusieron a la misma el gasto federal en el primer lugar.

Cliff Stearns

Cartas al Departamento de Energía

Crenshaw (PDF)
Putnam (PDF)
Rooney (PDF)

Cartas al Departamento de Comercio

Various (PDF)

Cartas al Departamento de Transporte

Bilirakis (PDF)
Crenshaw (PDF)
Diaz-Balart, Diaz-Balart, Ros-Lenhtinen (PDF)
Diaz-Balart (PDF)
LeMieux (PDF)
Mack (PDF)
Mica (PDF)
Miller (PDF)
Rooney (PDF)
Stearns (PDF)
Young (PDF)

“Es tener su pastel y comerselo tambien”, agregó Ellis.

El representante Cliff Stearns, republicano de Ocala, ofrece un claro ejemplo del enfoque que Ellis se describe.

Stearns votó en contra de la ley de estímulo, diciendo en una reunión de los conservadores fiscales que “muchos miembros también (del Congreso) no se dan cuenta de la grave amenaza del gasto federal y el endeudamiento excesivo.”

Pero en septiembre del 2009, ocho meses después que se aprobara el estímulo, el republicano de Ocala escribió una carta a funcionarios del Departamento de Transporte solicitando $ 79 millones en dinero del estímulo para un proyecto para mejorar la infraestructura de un puerto en Jacksonville. En noviembre de ese año, Stearns escribió otra carta mas pidiendo a los mismos funcionarios para financiar un proyecto en el Aeropuerto Internacional de Jacksonville. E inclusive, Stearns escribió otra carta mas en nombre de los funcionarios Gainesville buscando fondos para la recuperación de los proyectos de carreteras.

Stearns no respondió a solicitudes de comentarios.

“Creo que es falso argumentar en contra de los estímulos, por un lado y luego para pedir esos fondos mas tarde”, dijo Doug Guetzloe, uno de los líderes del Partido de la Florida del Té, un grupo que se ha registrado como partido político. “Creo que este es un problema que el Congreso tiene y es la razón por la cual sus índices de aprobación son tan bajos. Esto es ser doble cara”.

El representante Jeff Miller, R-Fort Walton Beach, criticó fuertemente la propuesta de estímulo en enero del 2009. “El liderazgo del Congreso está fuera de contacto y embriagado por su poder, y se propone llevar el país a la bancarrota dando apoyo ha programas de financiación que nadie necesita”, dijo en una declaración después de que la legislación fué aprobada por la Cámara.

Pero meses más tarde, Miller usó un tono diferente mientras solicitaba en las cartas a funcionarios del Departamento de Transporte. En ellas pidió que se utilizaran millones de dólares de estímulo para financiar 10 proyectos por separado en su distrito Panhandle, incluyendo un proyecto que hiba a mejorar cientos de kilómetros en las carreteras y la substitución de más de 100 puentes.

En otro ejemplo, los representantes Bill Young, Shores R-india, John Mica, Parque R-Invierno, y Rooney Tom, R-Tequesta, votaron en contra del estímulo. Pero los tres escribierón cartas al Departamento de Transporte mientras búscaban fondos de estímulo para sus proyectos favoritos.

Los grupos de defensa como la de Alejandría, Virginia, con sede en la Unión Nacional de Contribuyentes han escuchado esta canción política muchas veces. Pete Sepp, un portavoz del sindicato, dijo lettermarking es un nuevo giro en el debate sobre asignación de fondos.

“Es una forma más cortés de carne de cerdo-disparaba”, dijo Joseph, quien cree que el mismo tipo de información pública que se produjeron en los últimos años con fondos designados deben aplicarse a lettermarking.

“Los legisladores tienen derecho a escribir las letras, pero el público contribuyente tiene derecho a ver las cartas y estar informados que sus legisladores las estan escribiendo”.

Comments

comments

2 Responses

Leave a Reply

Your email address will not be published.